LA HISTORIA DE LA BATALLA DEL BRUC

Viajero, para aquí, que el francés también paró, el que por todo pasó no pudo pasar de aquí.

El 4 de junio de 1808 una columna francesa salió de Barcelona en dirección a Lleida y Zaragoza. Los franceses debían forzar el paso del Bruc para alcanzar su objetivo.

El mismo día 4, un gran aguacero sorprendió a los 3.800 hombres, que se refugiaron en Martorell. Esta situación permitió organizar la acción del Bruc, que tuvo lugar el 6 de junio. Las fuerzas que se enfrentaron a los franceses estaban formadas por voluntarios y somatenes catalanes.

El resultado de la emboscada estratégica fue la retirada de la columna francesa, con 300 hombres muertos y uno de los cañones perdido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 14 de junio tuvo lugar el segundo enfrentamiento, mucho mas estrategico y elavorado. Los franceses llegaron al Bruc con dos columnas de su ejército. Sin embargo, los defensores, que habían tenido tiempo de fortificarse y recibir ayuda de soldados procedentes de Lleida. Les recibieron con un nutrido fuego artillero. Los franceses retrocedieron de nuevo.

 

Aquí es donde surge la historia del "Niño del Tambor" el cual no podía combatir por su edad. El joven pastorcillo quiso ayudar a su pueblo contra los franceses, así que toma un tambor de las cofradias y se puso a tocar para avisar al resto de pueblos de la presencia de los franceses. El eco de las montañas de Montserrat dio la impresión que eran miles de tamborileros, por lo que el ejército francés se bate en retirada.

 

Las batallas del Bruc rompieron con el mito de la imbatibilidad del ejército de Napoleón.

P1050284AUGUSTO_FERRER_DALMAU-La_Batalla